Con la presidencia de Eslovenia se acaba manifestando claramente el desastre de la UE y la división existente entre ‘la Europa occidental” y el resto

adm
0 0
Read Time:5 Minute, 9 Second

Paul A. Nuttall*. 

Los países de Europa occidental cuentan los días hasta que finalice el reinado de Janez Janša como presidente del Consejo de la UE. Su tiempo en el cargo ha ilustrado perfectamente las enormes diferencias que existen entre los estados miembros.

Desde junio, Eslovenia ocupa la presidencia de seis meses del Consejo de la UE, lo que es apropiado, o podría decirse irónico, porque coincide con el 30 aniversario de la independencia del país.

La naturaleza rotatoria de la presidencia está destinada a proyectar un sentido de unidad y altruismo; una declaración de que la Unión Europea es una empresa compartida entre Estados miembros cooperantes que tienen los mismos valores.

Sin embargo, la presidencia de Eslovenia no ha hecho tal cosa. De hecho, todo lo que ha logrado hasta ahora es arrojar luz sobre las diferencias que existen entre Europa oriental y occidental.

El primer ministro de Eslovenia, Janez Janša, ha sido una espina constante en el costado de la UE recientemente, y uno sospecha que Bruselas no puede esperar hasta que su mandato de seis meses llegue a su fin el 31 de diciembre.

El líder de Eslovenia critica los "valores europeos imaginarios" de algunos  países de la UE

La presidencia eslovena no fue recibida con mucho entusiasmo en Bruselas en primer lugar, ya que Janša fue visto como demasiado autoritaria y populista, que es algo que la UE desprecia, sobre todo.

Además, la cercanía de Janša con el primer ministro húngaro Viktor Orban, a quien la UE considera un fantasma, no le ha hecho gracia ni a los burócratas de Bruselas ni a los líderes de Europa occidental. Orban, al parecer, está en constante conflicto con la UE en una amplia gama de cuestiones, que van desde la política de inmigración hasta los derechos LGBT y también la libertad de prensa.

Independientemente, Janša no se inmuta y se ha pronunciado en contra del ostracismo de Orban, diciendo que “ creo que tiene derecho a explicar cómo ve el futuro de la Unión Europea … si el debate sobre el futuro de la Unión Europea excluye a personas de antemano , entonces creo que la Unión Europea seguirá encogiéndose (una referencia al Brexit) ”.

Janša no solo ha respaldado a Orban, sino que también apoya a Polonia, que actualmente se encuentra en una disputa con Bruselas sobre la primacía de la legislación de la UE. Janša advirtió a la UE a fines de 2020 que “el ‘estado de derecho’ significa que las disputas son decididas por un tribunal independiente y no por una mayoría política en ninguna otra institución … necesitamos instituciones de la UE que no estén involucradas en conflictos políticos de los procesos internos de los estados miembros «.

El gobierno esloveno también ve a sus socios de Europa Central como sus parientes políticos, y obviamente se siente cada vez más fuera de sintonía con el liberalismo agresivo de Europa Occidental. Recientemente, Janša asistió a la Cumbre Demográfica en Budapest, una reunión para promover los valores familiares y cristianos, mientras rechazaba la necesidad de una inmigración masiva al continente.

De hecho, en lugar de permitir la inmigración masiva, Janša argumentó que “debemos facilitar que los jóvenes formen familias. Necesitamos apoyar a la familia como unidad fundamental de la sociedad”. Este no es el tipo de lenguaje que la Bruselas mayoritariamente atea quiere escuchar del presidente del Consejo de la UE.

Además, los eslovenos han intentado utilizar su presidencia para acelerar la adhesión de los estados de los Balcanes occidentales a la UE. A principios de este mes, Janša organizó una conferencia de líderes de la UE y los Balcanes occidentales en un intento de acelerar la adhesión.

Sin embargo, estos planes fueron rechazados por varias capitales de Europa occidental, a quienes les preocupaba que la incorporación de las naciones balcánicas al bloque condujera a otra oleada de migrantes económicos que se dirigían hacia el oeste. De hecho, lo que más temen muchos de los líderes de Europa occidental es otro Brexit y, por lo tanto, se han aplicado los frenos en la expansión hacia el este, dejando a los furiosos eslovenos con el trasero al aire.

Esta semana, sin embargo, las relaciones han alcanzado un nuevo mínimo. Una delegación del Parlamento Europeo, encabezada por la liberal holandesa Sophie in ‘t Veld, viajó a Ljubljana para evaluar la situación de Eslovenia con respecto al estado de derecho, la libertad de los medios de comunicación y la corrupción.

Janša obviamente se opuso a la composición de la delegación y tuiteó que los eurodiputados eran “13 de los 226 títeres de Soros conocidos en el parlamento de la UE”, una referencia al financiero judío húngaro-estadounidense George Soros.

Aunque el tweet se eliminó después, el daño ya está hecho. El primer ministro holandés, Mark Rutte, afirmó que «lo condeno en los términos más enérgicos posibles «, y agregó que su gobierno » acababa de transmitir este mismo sentimiento al embajador esloveno en La Haya». «

Estoy seguro de que las mandarinas de Bruselas están contando los días que faltan para deshacerse de esta plaga eslovena. Esperarán con ansias el 1 de enero, cuando, en su opinión, se pueda restablecer la normalidad, ya que Francia asume la presidencia.

Aunque el presidente Macron usará el cargo para pavonearse como un Napoleón de plástico en el escenario mundial, señalar virtudes y golpear a los británicos, al menos la UE tendrá a alguien en quien confíe ampliamente para decir las cosas correctas y hacer lo que las élites quieren.

La presidencia eslovena ha sido un desastre para Bruselas, porque ha puesto al descubierto las diferencias culturales y políticas que plagan al bloque. Está claro que Europa Occidental y los estados de Europa Central y Oriental tienen diferentes puntos de vista sobre qué es la UE y hacia dónde se dirige. Inevitablemente, solo un lado puede ganar, y el resultado bien podría ser la desintegración total de la UE.

Paul A. Nuttall es historiador, escritor y ex político. Fue miembro del Parlamento Europeo entre 2009 y 2019 y fue un destacado activista a favor del Brexit.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguiente

El escandaloso nuevo currículo de las clases de Religión Católica

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER Hace unos días se ha hecho público el borrador de lo que será el nuevo currículo de la asignatura de religión católica, que de católica tiene poco y de mundano mucho. ¿Por qué hago tan tremenda afirmación? Pues porque más tremendo es aún el contenido de […]